Soporte Tecno Office

Agente 3Manager

Texto Alternativo

Sharpdesk

Blog

Imprimir es el proceso de plasmar alguna imagen o gráfico en papel. La impresión es un método milenario que ha cambiado a lo largo de la historia. Hoy en día, la tecnología ofrece una variedad de técnicas para realizar distintos tipos de impresiones. Las más comunes son la impresión tipo offset u ófset, la serigrafía, la inyección de tinta e impresión láser, estos dos últimos son métodos digitales. El color es parte importante en las impresiones, ya que, dependiendo del proceso y la finalidad, la tinta varía. Se le dice tinta por practicidad, pero en realidad la mayoría de las veces se imprime con tóner, que es un equivalente de la tinta seca. Las impresoras y los multifuncionales a color traen una serie de beneficios para las empresas dedicadas al negocio de la impresión.

El color en las impresiones es una actividad que se realiza desde hace mucho tiempo. Antes se usaban tintas naturales, hoy se acude a sustancias sintéticas en la mayoría de los casos. En cuanto a color se refiere, existen dos sistemas con distintos usos: RGB (acrónimo para red, green y blue) y CMYK (acrónimo en inglés para cyan, magenta, yellow y key). El primero es el esquema natural de los colores primarios, basados en los colores que encontramos en la luz. El segundo es el sistema de colores de tinta utilizado para imprimir. Cuando se va a imprimir cualquier documento a color, se necesita estar en la gama de colores de CMYK, debido a que ninguna imprenta puede utilizar RGB.

Las impresiones tienen el objetivo de transmitir la información que contienen, ya sean palabras, imágenes o gráficos. Sin embargo, las palabras pueden estar en cierta tipografía y todo está impreso en cierto color, lo que añade intenciones distintas a la misma información. El color base en la mayoría de los casos es el negro, que es neutro y formal. Colores como el azul y el verde son amistosos para quien visualice las impresiones. El café y el gris son colores serios, mientras que el amarillo y el rojo pueden ser incómodos a la vista si no se usan de manera correcta. Todos los colores cambian de intención dependiendo de cómo se usen, por lo que se recomienda la asesoría o apoyo de un diseñador.

Resulta evidente que una impresora o un multifuncional a blanco y negro son más económicos en el momento de la compra, sin embargo, a largo plazo uno a color resulta una mejor adquisición. La inversión inicial traerá beneficios intangibles y a veces inmedibles, como una afiliación más profunda con los clientes y darle identidad a la empresa.